Coaching

Coaching

El ROI del Coaching

El retorno de la inversión (ROI) es uno de los temas más interesantes para las empresas, pues todas funcionan bajo el mismo paradigma: invierto X y consigo Y. En las organizaciones medimos el retorno de cualquier actividad, porque nos habla de lo útil que será cada acción que llevemos a cabo. Muchas personas me han preguntado por el ROI del coaching, por en qué medida tiene retorno una inversión en desarrollo sobre alguien. Hoy exploro este tema tan controvertido para muchos…

Es obvio que a los profesionales de la materia nos gusta decir que “el coaching tiene un retorno muy alto”, que “se calcula en más del 600%” y otra serie de datos sin demasiada objetividad. No porque no tenga retorno, sino porque la objetividad en estos casos brilla por su ausencia, y es normal, te explico por qué.

Si algún retorno positivo tiene el Coaching ejecutivo (y es mucho por lo general), este tiene que ver con ayudar a las personas a ser más conscientes, y con esa nueva conciencia de algo, que puedan tomar mejores decisiones. Siendo ellos los protagonistas del proceso y de la decisiones que se toman.

Mayor conciencia = más posibilidades = mejores elecciones.

  • Cada coach tiene un retorno de la inversión diferente para sus intervenciones. Al igual que no todos los mecánicos arreglan un coche con la misma precisión, calidad y en el menor tiempo posible. Es obvio.
  • Cada mercado tiene un retorno de la inversión diferente. No es lo mismo trabajar en un mercado alcista que en uno bajista.
  • Cada nivel en la empresa tiene un retorno diferente. No es lo mismo trabajar con un encargado de producción que con el CEO.

Sería demasiado arrogante como coach atribuirse los éxitos de los demás (si ves que cualquier coach lo hace, empieza a pensar en cambiar de persona), porque hay múltiples factores que ayudan a que esos éxitos se consigan.

Lo cierto es que el ROI del coaching es incalculable al día de hoy, a no ser que utilicemos un super ordenador y metamos en el meta análisis de datos cientos de variables.

Para ello utilizamos una serie de herramientas que nos ayudan a percibir con mayor claridad qué retorno ha tenido realizar el programa de coaching. Desde entrevistas a las personas más cercanas, a cuestionarios o herramientas de evaluación de la competencia directiva y desarrollo del liderazgo, y sobre todo a la propia percepción de la persona que ha vivido el proceso. Y siempre lo haremos tratando de ser lo más objetivos posibles y de dejar sobre la mesa que la “posible mejora” ha sido consecuencia de muchos factores, entre ellos, seguramente haya algo que ha provocado el/la coach.

“La mejor forma de medir el retorno de la inversión realizada es mediante los cambios que ha vivido la persona a lo largo del proceso y después del mismo” añadió el presidente de Grupo Denim Salomón Juan Marcos Villarreal.